‘Handia’. Nadie crece eternamente

0_E4A91645

Joaquín y Martín son dos hermanos que viven en Altzo, un pequeño pueblo de Gipuzkoa. Con el inicio de la Primera Guierra Carlista, en 1836, ambos hermanos son separados: Martín es enviado a luchar mientras que Joaquín permanece en el caserío. Con el fin de la guerra, Martín regresa a su pueblo natal y allí hace un descubrimiento que cambiará su vida: Joaquín es mucho más grande de lo que debería.

Jon Garaño y Aitor Arregi, directores de la gran vencedora en los Goya, nos plantean en Handia un relato estructurado por capítulos (casi en forma de fábula) en donde somos partícipes de la evolución de los dos hermanos en su necesidad (casi ansiosa) de mejorar su status quo, tanto personal como familiar. En esta búsqueda de sobreponerse económicamente, Martín no duda en convertir a su hermano, quien padece gigantismo, en un monstruo. Es a partir de este momento cuando ambos inician un viaje, tanto explícito como implícito, por un mundo que siente fascinación ante lo grotesco.

Handia-a-Goya-2018

Joaquín se convierte en un freak, propio de la película de Tod Browning Freaks (1932). De hecho, Handia comparte el momento histórico de otra película análoga: The Elephant Man (1980), dirigida por David Lynch. Ambas están basadas en hechos reales y en ambas se muestra esa seducción hacia lo monstruoso, tanto desde un punto de vista lúdico como científico. Sin embargo, Handia parece rehuir del drama más puro, en el que Joaquín podría ser rechazado por la sociedad, y discurre en el terreno de la moralidad (o amoralidad) de la decisión de Martín de exhibir a su hermano y de cómo esto afecta a su relación.

No obstante, Handia termina siendo irregular, especialmente a partir del momento en el que ambos hermanos emprenden el viaje a lo largo del continente: un cúmulo de situaciones que no acaban de cuajar con la aparición de personajes que no aportan (casi) nada y que tampoco sirven para ahondar excesivamente en el eje central de la historia. Sólo en el tramo final, Handia retoma de nuevo el interés, especialmente cuando se centra en Joaquín y en sus propias luchas internas, salpicadas por su despertar sexual, que termina desembocando en una suerte de violencia. Poco a poco la vida de Joaquín va desmoronándose y ahí reside un conflicto muy interesante, pero que termina diluyéndose con el resto de la película.

Handia-Imagenes-6-1

Si de algo peca Handia es de su poca originalidad. No sorprende narrativamente en ningún aspecto. No hay ninguna escena que permanezca grabada en fuego en el recuerdo. Si por ejemplo todo el mundo recordará la primera escena de The Elephant Man o ese momento en que John Merrick chilla “I’m not an animal”, en Handia eso no sucede. Por su tratamiento casi de fábula, la película de Garaño y Arregi podría aspirar a imágenes poéticas, y sí que es cierto que se observan algunos atisbos de brillantez: Joaquín bañándose en el mar, con los sonidos de una ballena en el plano sonoro extradiagético, o las pesadillas que sufre, en las que oye ramas partiéndose, símil con sus huesos creciendo. Pero son sólo pinceladas que nunca terminan de realizar un trazo profundo.

Técnicamente, en cambio, es una delicia visual, sobre todo por los paisajes que se nos muestran de una naturaleza salvajemente primigenia y un diseño de producción exquisito. No es de extrañar, pues, que en los Goya arrasara en cada una de esas categorías, y sin embargo se quedara sin los galardones a mejor dirección y mejor película. También destacan las actuaciones de los dos hermanos protagonistas, especialmente Eneko Sagardoy, quién se llevó el Goya a mejor actor revelación por su papel de Joaquín.

Handia es una película de la que el cine español se puede sentir orgulloso. No es perfecta, pero sí sobresale en términos audiovisuales: no sólo es una muestra más de que se pueden hacer películas de una calidad audiovisual capaz de mirar de tú a tú a las grandes superproducciones, sino también es una reivindicación del uso del vasco, de esa España plurilingüe que muchas veces pasa desapercibida (o directamente se intenta tapar). Además, siempre son de agradecer propuestas que se salgan de lo establecido y, en ese sentido, Handia, al igual que el gigante de Altzo, lo es.

Valoración: 7/10

Ficha de Handia en IMDB

handia_aundiya-584115877-large

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s