‘The X-Files’: el reencuentro con viejos amigos

p14826897_b_v8_aa

Hoy es un día especial: The X-Files regresa en su onceava temporada y para un servidor la sensación es la misma que cuando te reencuentras con un amigo después de mucho tiempo. The X-Files, junto con Twin Peaks, fueron clave a la hora de redefinir el concepto de serie televisiva y trazar el camino hasta el día de hoy, y gran parte de su éxito se encuentra en los personajes. Dana Scully y Fox Mulder han sido, son y serán unos de los personajes más icónicos e irrepetibles que han aparecido en la pequeña pantalla.

Durante casi todo el año 2015 estuve viendo las nueve primeras temporadas y enlacé con el inicio de la décima en enero de 2016. Sus más de 200 episodios (y dos películas) son una montaña rusa a la que cualquier fan de la ciencia ficción debería subirse. Aviso para navegantes: no es la serie perfecta, no esperéis 200 horas sublimes porque no es así, pero que eso no desanime a nadie: The X-Files es maravillosa incluso en su imperfección y hay episodios que, simplemente, rozan el cielo. Cualquiera que haya visto la serie recordará esa escena en la que Mulder y Scully miran por el televisor la llegada del nuevo milenio. O esa escena en la que ambos juegan a béisbol. O el descubrimiento que te rompe el corazón en el episodio 11 de la séptima temporada. Cada uno de esos instantes son tan poderosos que todo lo demás da igual. No importan las irregularidades, los bajones, porque cuando algo realmente te ha conquistado, incluso los desperfectos pasan desapercibidos.

La llegada de esta nueva temporada supone, por un lado, la continuación completamente necesaria de la décima temporada, que en un principio se anunció como si fuera a ser la última, pero que tras el último episodio (con un cliffhanger de dimensiones colosales) lo mínimo que nos merecíamos los espectadores era una tanda más. Por el otro, supondrá la despedida de Dana Scully: Gillian Anderson anunció que no seguiría con el personaje más allá de los diez episodios que llegan esta misma madrugada.

The-X-Files

Mis deseos para esta undécima temporada son varios. En primer lugar me gustaría que por fin se ofrecieran respuestas a esas preguntas que están en el aire desde hace eones. Es un deseo de fan y sé que parte de la gracia de The X-Files es que nunca nada llega a estar del todo claro. No obstante, después de 25 años esperando saber la verdad, quizás ahora más que nunca sería el momento de brindárnosla.

En segundo, me encantaría que la serie se tomara esta temporada como el colofón final, y que, sin perder la esencia de episodios autoconclusivos, la trama principal tuviera un papel relevante a lo largo de cada uno de ellos. Sé que es difícil que a estas alturas cambien el formato, pero si Twin Peaks ha tenido la valentía de entregarnos esa locura de David Lynch y Mark Frost en su tercera temporada, ¿por qué Chris Carter no puede apostar por una redefinición de la fórmula? Estoy seguro de que más de uno estaría encantado con la idea.

Finalmente, si las palabras de Gillian Anderson son ciertas, y aunque duela, esta temporada debería suponer el final definitivo de The X-Files. En anteriores entregas ya se tanteó la idea de continuar la serie sin los dos grandes protagonistas, con la inclusión de los agentes Monica Reyes y John Dogget ante la ausencia de David Duchovny, pero ya eran demasiadas horas con Scully y Mulder y cualquier intento de imitarlos se quedaba en eso, en una burda copia. Es por esta razón que si finalmente Anderson decide abandonar la nave para siempre, la serie también debería aceptar su destino y hacerlo: The X-Files sin Scully y Mulder no es The X-Files. No funciona. No tiene interés. Nos da igual que sigan apareciendo aliens, que siga apareciendo El Fumador, que la verdad siga allá fuera… No es lo mismo sin ellos. Y punto.

Screen_Shot_2015-12-28_at_2.49.37_PM.0.0.png

Aunque duela, a veces hay que saber decir adiós. Hay que saber reconocer cuando has alcanzado ese punto en el que ya no tiene más sentido continuar. No es un divorcio. No es una muerte. Es simplemente ya está, ya no hay nada más. Ha sido apasionante y es mucho mejor dejarlo todo con una sonrisa, con esa emoción de haber disfrutado (como Breaking Bad, por ejemplo), que no intentar seguir ordeñando la vaca hasta dejarla en los huesos (como Dexter o The Walking Dead). Si realmente Mulder y Scully nunca volverán a estar juntos, The X-Files debería saber aceptar la realidad, mirar al cielo con honestidad y decir I’m free.

the-truth-is-out-there

p.d.: Ojalá la FOX se digne a editar la serie completa en Blu-Ray en España de una vez por todas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s