‘Arkangel’. Especial Black Mirror (II)

black-mirror-arkangel.jpg

arcángel

Del lat. tardío archangĕlus, y este del gr. ἀρχάγγελος archángelos.

1. m. Rel. En la tradición católica, cada uno de los espíritus celestes que forman suoctavo coro y, junto con los principados y los ángeles, la tercera jerarquía, cuyamisión es actuar como mensajeros divinos.

Arkangel, segundo episodio de la cuarta temporada de Black Mirror, es probablemente el regreso esperado tras la sorpresa/decepción de USS Callister. En esta ocasión nos encontramos con una entrega en la que la maternidad y, en consecuencia, el sentido protector que surge de ella se convierten en el eje central. Probablemente este episodio llegará más hondo a aquellas personas que son progenitores y capaces de vivir en sus propias carnes ese miedo inherente al hecho de ser madre o padre. Eso no impide que cualquiera pueda empatizar con la historia que se nos presenta (dirigida con sobriedad por Jodie Foster, quien por cierto tiene cierto parecido físico con la madre protagonista).

Arkangel nos presenta a una madre que, tras sufrir un susto con su hija, decide implementarle un microchip que le permite controlar su ubicación, aquello que ve por los ojos e incluso sus recuerdos. El espectador rápidamente puede intuir por dónde se desarrollará la trama y quizás ése sea el mayor pero de todo el episodio: la falta de capacidad para sorprender. No obstante, esa cierta previsibilidad no llega a convertirse en un lastre, puesto que el episodio rehuye de los giros narrativos y finales sorpresa para centrarse en la relación madre-hija y, sobre todo, en los límites de la sobreprotección.

¿Hasta qué punto una madre debe proteger a su hija? Ésa es la pregunta que una vez tras otra se nos plantea internamente durante el visionado, pero no la única. ¿Sería lícito que unos padres tuvieran acceso a todo aquello que ve, oye o sienten sus hijos con tal de mantenerlos alejados de situaciones que pudieran resultar perjudiciales e incluso peligrosas? ¿O sería más bien una vulneración de derechos fundamentales? La respuesta a estas preguntas probablemente cambiaría en función del rol que desempeñáramos en el momento determinado de formularlas, y es aquí donde reside la esencia de Arkangel. Quién está más en lo cierto: ¿la madre o la hija?

black-mirror-arkangel

El episodio también peca al convertir a la madre en némesis de la hija. Un planteamiento en el que ambas fueran tratadas iguales habría ayudado a dar una dimensión más profunda a la historia y, a la vez, habría propiciado un dilema en el espectador al tener que posicionarse a favor de una u otra. Ese dilema no se produce: la madre cruza de una forma muy evidente la línea de la moralidad y termina por causar rechazo al espectador.

Equivocarse ha formado parte del aprendizaje del ser humano desde tiempos inmemoriales. De hecho, muchos de los avances científicos y tecnológicos son fruto de errores que han servido para avanzar en otras direcciones. Por lo tanto, la sobreprotección (y, por ende, la búsqueda de erradicar el error) es quizás una forma de querer terminar con la propia humanidad y es aquí donde realmente se puede afirmar que Arkangel sí es, en esencia, un episodio puro de Black Mirror. ¿Debemos renunciar a esa capacidad de equivocarnos, pese a que eso implique perder un trocito más de nosotros mismos y de nuestra historia?

Valoración: 8/10

Ficha de Arkangel en IMDB

Entradas relacionadas:

bm_arkangel_vertical-main_pre_us.jpg

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s