Star Wars y la nostalgia

star-wars-last-jedi-mainEsta publicación incluye spoilers.

La llegada de Star Wars: Los Últimos Jedi está causando un gran revuelo entre los seguidores de la saga intergaláctica. Las críticas están completamente polarizadas entre aquellos que la consideran el gran cambio que necesitaba el universo Star Wars y los que la colocan por debajo del denostado Episodio I. Ahí es nada. ¿Qué es lo que ha ocurrido realmente con el Episodio VIII? ¿Es tan buena como unos dicen y tan mala como otros pintan?

Parte del problema que tienen los espectadores con Los Últimos Jedi proviene del denominado hype: las altas expectativas depositadas en uno de los eventoscinematográficos del año no se han visto satisfechas. Y es que probablemente la mayoría de espectadores que reniegan de esta entrega se han pasado dos años intentando descubrir los enigmas que se plantearon en El Despertar de la Fuerza. ¿Qué ocurrirá con Luke? ¿Quiénes son los padres de Rey? ¿Quién es el Líder Supremo Snoke? Rian Johnson, como ya hizo Lynch con la tercera temporada de Twin Peaks, coge todas las expectativas creadas y las destruye en un momento y sin ningún tipo de miramiento. Dos años de teorías y conspiraciones a la basura: Luke se desprende de la espada láser lanzándola por encima del hombro, los padres de Rey no son nadie trascendente y el Líder Supremo Snoke termina siendo una marioneta para catapultar a Kylo Ren en lo más alto de la Primera Orden. A muchos les parecerá ilícito lo que ha hecho Johnson, están en su derecho; pero las decisiones tomadas son una clara declaración de intenciones de cara al futuro (y de hecho, el propio tráiler ya lo explicitaba con la frase de Luke: “esto no va a ir como tú crees”). Y así ha sido.

lastjedi2.0

Esta misma idea también la plasma Kylo Ren cuando le dice a Rey “que el pasado muera, mátalo si es necesario, sólo así serás lo que debes ser”. ¿Hace falta ser más claro? Esto ya no es la trilogía original. Han pasado 40 años y hay que asumirlo. Han Solo y Luke han muerto. Carrie Fisher ha muerto. Star Wars avanza al futuro y la nostalgia ha quedado atrás. Ya no existen héroes elegidos; ahora los héroes son anónimos. La Fuerza ya no es exclusiva de los Jedi. Ya no existen revelaciones como la de “yo soy tu padre”. Todo esto es lo que ansiábamos como espectadores y no ha sido así. Entonces, ¿de quién es el problema? ¿De la película o de los espectadores?

Es obvio que hay decisiones de guión un poco controvertidas, como la escena de la princesa Leia en el espacio (que resulta poética y absurda a partes iguales) o la muerte del Líder Supremo Snoke (que aunque criticable, quizás quiere mostrarnos que Kylo Ren es muchísimo más poderoso que todos los demás). También se ha criticado el uso de los cliffhangers o la subtrama de Finn y Rey en el casino. Recomiendo que los espectadores revisen las anteriores entregas y las analicen sin nostalgia: descubrirán que la saga está llena de momentos similares, empezando por los midiclorianos (bochornosa explicación para el origen de la Fuerza, pero que guste o no es idea de George Lucas y, consecuentemente, canon) y acabando por los Ewoks (de los que soy fan, que conste). Star Wars, por mucho que nos duela, nunca ha sido perfecta. Y no tiene la necesidad de serlo porque su construcción del universo es lo suficientemente potente como para mantenerse coherente incluso más allá de la incoherencia.

Screen_Shot_2017_10_09_at_10.30.28_PM

Con El Despertar de la Fuerza, casi un remake encubierto de Una Nueva Esperanza, Disney consiguió captar la atención del espectador de antaño con el factor nostalgia (mucho más poderosa que la Fuerza). Con Los Últimos Jedi se han puesto las cartas encima de la mesa y Disney ha dejado claro que Star Wars es un producto suyo y que, guste o no, éste será el rumbo que tomará la saga a partir de ahora. Y lo mejor es aceptarlo o simplemente bajarse de la nave. No hay punto medio.

A título personal, Los Últimos Jedi me ha conquistado. Me gusta el rumbo tomado por Johnson. Cinematográficamente Rian Johnson es superior a J.J. Abrams y muestra de ello son algunas escenas francamente bellas (el regreso de Yoda y su conversación con Luke, la explosión del destructor en completo silencio o los guardianes de Snoke caracterizados como samuráis y la batalla/coreografía con Rey y Kylo Ren). Puedo entender la decepción, pero no comparto las críticas que la califican de la peor entrega de la saga. ¿De verdad que ya nadie se acuerda de Jar Jar Binks?

Valoración: 8/10

Ficha de Star Wars: Los Últimos Jedi en IMDB

star-wars-last-jedi-luke-hamill_1513250810977

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s